La gran pregunta: ¿26, 27.5 ó 29 pulgadas en la MTB? 2

26, 27.5 ó 29 pulgadas de rueda, esa es la cuestión. Esta es una de las principales y más recurrentes preguntas en la que están enredados los partidarios de unas y otras. Además, estamos seguros de que el gran dilema del que quiere adquirir una nueva MTB gira en torno a este asunto.

Si queréis adquirir una nueva bici y estáis dudando cuál es la que mejor os vendría, no hay una verdad absoluta. Cada una de ellas ofrece unas ventajas y unos inconvenientes con respecto a las otras. Por este motivo, lo primero que os tenéis que preguntar es cuál es el uso que le vais a dar y qué esperáis que os ofrezca, su comportamiento en distintas situaciones.

  • La 26 pulgadas:

La medida estándar más extendida en España hasta hace pocas fechas. Ofrece una prestaciones muy buenas en terrenos en los que tienes que maniobrar mucho, senderos angostos y que requieren muchos cambios de ritmo.
La principal ventaja de este modelo sobre las 27.5 y 29 pulgadas es la capacidad de reacción más rápida y una maniobrabilidad mejor.

  • La 29 pulgadas:

Ésta es el extremo contrario. Únicamente son 3 pulgadas de diferencia, pero para quien no haya tenido ocasión de compararlas, es una gran diferencia de tamaño. En este caso la 29 pulgadas ofrece una peor maniobrabilidad y una reacción o sprint más complicado, más lento y menos efectivo.  En rodaje y con la inercia de la velocidad gana con mucha solvencia a la 26. Rodar con una 29 por una terreno llano y sin tener que maniobrar constantemente es considerablemente más eficaz que la 26, sin duda.
Hay otro aspecto muy destacable y que puede marcar una gran diferencia. Es la forma de afrontar los arroyos de agua, baches o grandes raíces de árboles.  Aquí también vence la 29. Por su mayor diámetro de rueda estos obstáculos se libran más fácilmente y la bicicleta pasa mejor por estos terrenos.

  • La 27,5 pulgadas:
    Es evidente, como podéis imaginar, que el tamaño intermedio cuenta con unas prestaciones que están a medio camino entre una y otra. No puede competir en el sprint o en maniobrabilidad con la 26 y tampoco lo puede hacer en rodaje con inercia y velocidad con la 29.
    Por contra, cuenta con las virtudes de una y otra a partes iguales, es el punto intermedio, como indica claramente la medida de su rueda.

Surgen dudas también acerca del tamaño del propio ciclista, es decir, es habitual escuchar que si eres alto (más de 1.80 cm) tu medida puede ser la 29, y si por el contrario no llegas al 1.70 cm te conviene más una 26. Es cierto que es también un aspecto a tener en cuenta, pero no tanto como se comenta en algunos foros. A no ser que seáis muy bajitos y muy altos,  éste no debería ser el principal factor que os hiciera decantaros por una u otra.

Para finalizar, y recurriendo al siempre atractivo mundo de la competición profesional, que nos sirve de espejo en muchas ocasiones, hay que recordar que algunos ilustres, como Absalon, siguen apostando por la 26 pulgadas, qué Khulhavy o nuestro campeón José Luis Hermida se han pasado a la 29 pulgadas y no les va nada mal; y Nino Schurter tiene una bicicleta de 27.5 pulgadas. En resumen, que de todo hay en la viña del señor, pero sí que se está notando un auge tremendo de las 29 pulgadas y en los últimos años la verdadera revelación ha sido la 27.5.

Fuente | ElTioDelMazo