Aparcamientos para bicicletas cubiertos y protegidos en la ciudad

Aparcar en aparcamientos para bicicletas cubiertos y protegidos será posible en el municipio vizcaíno de Getxo a partir de otoño. El proyecto ‘Aparka’, impulsado por la pequeña empresa vasca Klap, acaba de ser respaldado internacionalmente al obtener la Mención Especial en los Premios Green Dot, una de las referencias internacionales más importantes en el campo de la sostenibilidad y el medio ambiente.

‘Aparka’ permite favorecer el uso de la bicicleta en las ciudades y las primeras iniciativas del proyecto, que cuentan con el apoyo de la Obra Social de la BBK, se llevarán a cabo en los próximos meses en el municipio vizcaíno de Getxo. El reconocimiento llega después de que 500 proyectos vinculados a la sostenibilidad de 25 países participaran a los premios. En este sentido, aunque Klap no se ha llevado el principal galardón, sí ha obtenido la única Mención Especial del jurado por presentar uno de los proyectos “más innovadores” e interesantes del concurso desde el punto de vista de negocio y de planteamiento medioambiental”. De hecho, para los miembros del jurado, “la iniciativa de Klap va a fomentar el uso de este medio de transporte en las ciudades al mejorar las condiciones de aparcamiento y evitar, al mismo tiempo, la congestión de tráfico causado por los vehículos a motor”.

Algunas de las características destacables del sistema ‘Aparka’ son la seguridad del sistema contra el riesgo de robo o vandalismo; el mínimo espacio de suelo público que ocupa o la facilidad para su instalación en cualquier lugar a pie de calle, indica Klap. Por su parte, el jurado ha alabado su barata fabricación y fácil mantenimiento, así como la conectividad e inteligencia del sistema ideado.

El proyecto, impulsado por el Centro de Innovación CEDEMOS, la organización Emaús SCIS, el Ayuntamiento de Getxo, así como la Obra Social de la BBK, se puso en marcha en 2012 con la creación por parte de Klap del diseño conceptual y de ingeniería de desarrollo de la instalación, pasando posteriormente a la generación de un prototipo. Esta instalación provisional, que actualmente está en fase de prueba en el campus de la Universidad Pública Vasca UPV-EHU de Leioa (Bizkaia), ha permitido evaluar y testar el producto de cara a su próxima comercialización. De hecho, la idea es comenzar su fase de explotación este mismo otoño en el municipio vizcaíno de Getxo.

11 bicis en la plaza de un coche
Una de las características técnicas que ha valorado el jurado de los Green Dot Awards es que el sistema permite aparcar hasta once bicicletas en el mismo espacio que ocupa un coche de tamaño medio. A su vez, el diseño del producto cuenta con un ensamblaje muy sencillo que permite industrializar el sistema. Se trata de módulos fabricados en materiales muy resistentes (acero tubular reutilizado curvado).

¿Cómo funciona?
En dichos módulos, los usuarios abren un pequeño habitáculo en el que deja aparcada su bicicleta. Éste puede abrirse o cerrarse con una tarjeta de radiofrecuencia (RFID) a disposición del usuario y que hace contacto con una etiqueta-sensor identificativa que se coloca en la rueda trasera de la bici. Los datos del usuario quedan registrados en el sistema, que se puede utilizar también con smartphones.

De esta manera la bicicleta queda anclada y protegida, evitando robos, vandalismo o las inclemencias del tiempo. El módulo cuenta además, con una pequeña consigna para dejar el casco o el equipo personal, con el fin de fomentar su uso diario.
En la fabricación de los módulos de Aparka se encargarán pymes vizcaínas, mientras que de su montaje se encargarán personas en riesgo de exclusión social contratadas por Emaús SCIS.

Fuente | CompromisoRSE